Sento Llobell y Elena Uriel: la creatividad hecha a mano, un compromiso social.

ECONOMIA-CREATIVA-13-300x300Nos encontramos con Elena Uriel y Sento Llobell. En sus palabras descubrimos el testimonio mesurado y atento sobre la naturaleza de la acción creativa. Una ponderación honesta de su calidad como valor diferenciador de un territorio, fluida como el agua que es torrente, sin encajarse nunca en un lecho agrimensado.

Ella es voz de mujer y creativa de la pintura, que reivindica; él es palabra comprometida de ilustrador, en la que habita el sentido de la realidad. La primera posee melodía y ritmo, la segunda contextualiza, masteriza, equilibra la sonoridad del discurso.

El tema, un análisis a escala humana del horizonte de la economía creativa: “A la economía le cuesta asumir una visión proporcionada de la calidad creativa. El mercado opera con criterios de evaluación que se subordinan a la rentabilidad de la inversión. Y aparecen las manipulaciones que consagran a los elegidos, aquellos que pueden componer una oferta capaz de generar los mayores beneficios.

Elena añade: “La mejor percepción de la creatividad se da en el terreno de lo micro, en las presencias a pie de calle, que subrayan la relevancia artesana de las manifestaciones.

Nos cuesta discernir entre esa creatividad que puede mostrarse en un gesto cotidiano”ECONOMIA-CREATIVA-7-234x300

-la que se construye “golpe a golpe, verso a verso”-, de aquella otra que cuelga de una concepción macroeconómica de la existencia, y busca evidenciarse en el evento grandilocuente”

La conversación se llena de referencias. Hablamos del goce de la acción creativa. De la especialización del creativo como consecuencia de una ineludible gestión proporcionada de los recursos. Y nos planteamos la cuestión del papel del receptor, del destinatario de la acción creativa. Sento advierte que en el acto creativo se muestra la grandeza de la transformación de un conocimiento diferenciado en una alternativa distinguida, que nace palabra, imagen, sonido, o estructura que conmueven.

“En la actividad educativa en el IES CLOT DEL MORO nos empeñamos en abrir el gusto de los alumnos, en cultivar sus actitudes ante la obra escénica, o la exposición pictórica. En despertar en chicas y chicos la vocación de espectador. Necesitamos lectores de la acción creativa que disfruten a su modo de las propuestas de los escritores, actores, pintores, músicos…”. Elena lo dicta de un tirón.

ECONOMIA-CREATIVA-9

En el encuentro del Foro Suc de Taronja, del mes de julio, Sento había insistido en la relevancia de la cooperación entre los creativos: “El ser creativo se alimenta del intercambio. Y es cierto que las nuevas tecnologías nos aportan un volumen de información muy aprovechable. Pero no basta.”web-sento-llobell

La conversación se inclina a defender la obligada complementariedad entre el aporte tecnológico y la relevancia de los referentes que el día a día pone ante nuestra mirada, en la calle, en los patios, en los caminos donde el goce se enriquece con las connotaciones del entorno, del paisaje, de los amigos.

ECONOMIA-CREATIVA-6

Y el “tempus” de ese disfrutar de la vida es muy importante. “En un mundo de tecnologías avanzadas, la fragmentación de la percepción de las cosas nos destruye”, afirma Elena.

“No podemos hablar de un enriquecimiento de los valores en una sociedad con comportamientos epilépticos. Y sin embargo, hay que aceptar que el cambio en la percepción de la acción creativa, como consecuencia de un enriquecimiento cultural, avanza.Despacio, pero avanza”, confirma Sento. Habla de la incorporación de nuevos lenguajes, de soportes distintos y enriquecedores: “Está cambiando incluso la fisiología de nuestro cerebro, las neuronas están obligadas a trabajar de modo distinto.”

***

ECONOMIA-CREATIVA-8Seguramente, en ese empeño por instaurar nuevas relaciones entre la economía y la creatividad, las instituciones que prescriben la cultura, como las bibliotecas y los museos tendrán que redefinir sus papeles. “Un museo no puede ser un archivo de la obra creativa. Un museo tiene que ser algo vivo, que dé lugar a nuevos modos de acceso de las personas a los alimentos culturales que posee”. Elena reivindica una tutela presencial, un apoyo ineludible a la lectura de lo expuesto, consustancial y sin coste añadido a la acción museística.

El ciudadano tiene que colaborar con su esfuerzo en el reconocimiento del testimonio creativo en cualquier escenario. También en su concepción de los espacios urbanos y paisajísticos. “En el barrio de la Judería de Sagunto, las personas están cuidando sus intervenciones. En el tratamiento de los interiorismos, o en la restauración de las fachadas se busca el diálogo con la historia, y con las características de la estructura de un espacio urbano que hay que proteger de los desmanes edilicios”.

Es la dimensión de la respuesta de la iniciativa privada la que está cambiando. La inversión pública ha menguado, y con ella los desacatos al equilibrio en la relación entre el perfil de la actuación y los costes. El mercado ha tenido que atemperar la una y el otro. Sucede en la oferta creativa en todos los ámbitos, especialmente en la del diseño gráfico, pero también en la gastronomía, en el urbanismo, etc.

ECONOMIA-CREATIVA-11

“Tenemos ejemplos de empresas dignas de emulación. Ocurre que quieren mantener una oferta de calidad sin abusar de los precios. Y renunciando a formas de especulación en beneficio de atención a los clientes. Porque son sensibles a los valores de la demanda: precio justo y trato honesto.”

** *

puerto de saguntoHablemos de quienes mañana quieren componer la manifestación de su creatividad en uno u otro escenario. Elena nos habla del momento “aja”. Cada uno alcanza ese punto de inflexión en un momento nunca suficientemente previsto. “Nuestro jóvenes disponen de capacidades con los aportes de las nuevas tecnologías. Pero ellas no son la garantía de una maduración creativa prematura. Hasta que alcanzan ese momento de cambio disruptivo, ese momento “ajá”, en el que transforman el conocimiento en un cambio determinante de una trayectoria innovadora”.

“Por otro lado, subraya Sento, al ciudadano se nos ofrece información que no siempre somos capaces de interpretar y transformar en conocimiento”. Se impone la especialización, y consecuentemente la necesidad de una cooperación basada en la mutua confianza. ¿Se da lugar a espacios en los que se comparten valores y se generan cooperaciones efectivas?

Las asociaciones profesionales, como ocurre en el caso de la ilustración, o como sucede con colectivos como la Tira de Dones, son una plataforma eficaz para alcanzar a dar una respuesta efectiva a las condiciones impuestas por la demanda: “En ocasiones, nos encontramos con demandas profesionales para las que no tenemos una respuesta competente y buscamos la cooperación de otros profesionales. Juntos llegamos más lejos. Las asociaciones profesionales funcionan y lo hacen bien”

ECONOMIA-CREATIVA-12-300x296Utilizando las redes sociales y la información online, el ciudadano conoce el perfil diferenciado de cada creativo, y le es más sencillo elegir al interlocutor adecuado.

Ahí encaja el proyecto de consolidación del Foro Suc de Taronja. Elena subraya dos funciones que el empeño colectivo en un territorio como Camp de Morvedre puede ayudar a afrontar. “Los creativos tienen que conocer las buenas practicas que en su especialidad se producen en Europa.” Y el programa Europa Creativa puede abrirnos la posibilidad del encuentro y estancia de nuestros creativos en esos escenarios distinguidos.

Por otro lado, el territorio tiene que confirmar y prescribir la acción creativa de sus ciudadanos. “El Foro debería promover que Sagunto diera cabida a quienes regresen un día, tras enriquecer sus capacidades en los periodos de formación y de prácticas con creativos cualificados. Vuelven y buscan infraestructuras, espacios de coworking, necesidades que Sagunto debiera ayudarles a resolver.”

***

Unos días después de celebrado el encuentro, volvimos a escuchar la grabación. Cuando la palabra se comparte concediéndole una gran relevancia a lo que significa, explicada con precisión y con todos sus matices, el relato que nos habla del encuentro no puede desvanecerse en brazos de la precipitación.

En los últimos minutos de las dos horas compartidas, incluido el tiempo del “tallaet”, hablamos de la narcotización de una sociedad obligada a revisar sus relatos. Recordamos los tiempos en los que había que superar el estado de ignorancia colectiva para poder componer cómics que estuvieran a la altura de lo que aportaban primero Asterix y Obelix, y más adelante Mafalda, en el mercado internacional.

Y un mensaje de Sento Llobell: “Hay mucho más arte de lo que el mercado reconoce. Y la economía creativa, si quiere tener una eficacia consistente, tendrá que conseguir que las hormigas reconozcamos el arte que no sube al podio de los ganadores, y que Internet está evidenciando cada día”

Palabras con las que concluyó el encuentro, y con el beso con el que Elena Uriel nos despidió.

ECONOMIA-CREATIVA-4